La relación China – Argentina: Transparencia y Concreción

1 Comentario

La transparencia es una temática que nos concierne a todas las sociedades. En Argentina, si bien se ha logrado avanzar mucho en la materia, no han sido suficientes las acciones positivas llevadas a cabo para contrarrestar los hechos que han implicado retrocesos. Esto ha afectado en gran medida el acceso a la información pública transparente. La relación Argentina-China es, en este sentido, un caso ejemplar.


En los últimos años nuestro país y la República Popular China han concretado un magno número de acuerdos; sin embargo, poco y nada se realiza en pos de otorgar acceso y transparencia a los mismos. Es decir, se omite esa parte tan importante sobre el hecho de que los ciudadanos deben tener el derecho y la garantía a acceder a los datos que provienen de las acciones producidas por el gobierno. Como así también se deja de lado que el estado debe establecer de manera transparente la posibilidad a todos nosotros de alcanzar estos acuerdos oportunamente: bajo la regla de libre acceso y excepción al secreto.

Como se conoce mundialmente, China está avanzando de manera increíble, creciendo abruptamente en diversos términos. En el curso de 30 años ha mantenido tasas de crecimiento de entre el 8 y el 10%, ha multiplicado su PBI por 10, sus exportaciones por 20 y sus reservas por más de 100. Argentina, por su parte, ha optado durante este último siglo, estrechar la relación con este país.

Conjuntamente, como ya se ha nombrado, estos países han logrado varios acuerdos;Resultado de imagen para argentina china sobre todo en la última década. Pero, al mismo tiempo, nunca faltaron los medios de comunicación para remarcar la falta de transparencia y el escaso acceso a la información que se diluía con respecto a los mismos.

Por nombrar algunos ejemplos: en 2006, se informó sobre una falta de transparencia clara en cuanto a los convenios de exportación de obras de arte desde Argentina hacia China. En 2008, cuando se firmó un convenio sobre medio ambiente, rápidamente varios partidos políticos y diversas organizaciones argentinas cuestionaban la poca transparencia con China, advirtiendo la existencia de cláusulas secretas en el contrato. En el mismo año, pero esta vez en el caso de acuerdos comerciales; las quejas se sellaron frente a las mismas peculiaridades.

Otro ejemplo tuvo lugar en 2010: nuevamente se reveló falta de transparencia con respecto a la compra de armamento concluida en un convenio. En 2011 varias organizaciones relataron que, frente a los convenios sobre las Represas Hidroeléctricas entre China y Argentina, no se podían adquirir datos exactos sobre el dinero gastado para las mismas. Además, en 2012, y repetitivamente en cuestiones de comercio, la falta de transparencia fue el tema que sobresalió, en contexto de concreción de acuerdos. Del mismo modo y con respecto al acuerdo sobre asociación estratégica integral llevado a cabo en 2014, el tema central expuesto para los medios de comunicación fue la continua “no transparencia” del mismo, aduciendo que se estaban concluyendo varias cláusulas secretas.

Incluso en 2015 Argentina firmó con China un acuerdo para la construcción y puesta en marcha de una estación espacial de exploración espacial en Neuquén y, nuevamente distintos sectores que formaban parte del entramado de funcionarios públicos en ese entonces destacaron la falta de transparencia de los mismos.

Otros ejemplos claros, en la temática de acceso a la información pública, se da en cuanto al tema de defensa y seguridad, en el cual no son plausibles de ser observados datos cuantitativos concretos sobre la cantidad de visitas militares ni de los entrenamientos llevados a cabo en la última década. Tampoco hay números concretos a los que la sociedad pueda acudir sobre las inversiones ni el dinero gastado en correspondencia a los ejercicios en conjunto.

Resultado de imagen para argentina chinaEl Índice de Fuentes de Soborno, elaborado por Transparencia International (TI), en un informe de 2006, señaló que China ocupaba en ese entonces los niveles más bajos en transparencia y exhibía un alarmante nivel de corrupción. Asimismo, para 2015, el Centro para la apertura de la Democracia de América Latina (CADAL), en su informe sobre “Democracia, Mercado y Transparencia”, destacó que China aparecía en el puesto número 153. Es decir, la transparencia en estos años no ha sido una cualidad china a subrayar.

Bajo esta primicia, y aunque no haya pautas sobre que esto se cumpla, se entiende que el acceso a la información pública, considerando los acuerdos logrados entre China y Argentina, es condición necesaria para la transparencia de los mismos. Detrás de todas estas cuestiones cotidianas, se encuentra el accionar del gobierno. Y si las consecuencias no pueden ser observadas por medio de la información pública; se concluye a una falta de transparencia, logrando que se pierda lo más relevante: la validez y la confianza de los propios ciudadanos en su gobierno.

Como ya lo ha señalado en 2015 la presidenta del INAI, Ximena Puente de la Mora, la única forma de garantizar una cultura de transparencia que se proyecte hacia el futuro es sobre la base de una gestión documental; en la cual los ciudadanos tengan acceso a la información pública.

Frente a este marco, el objetivo principal se plasma sobre la búsqueda de alternativas para demostrar transparencia en la relación argentino-china. El desafío para el nuevo Gobierno, que está próximo a cumplir un año en el poder, debe ser un cambio brutal sobre las características de los acuerdos, ya sea tanto en la forma de concretarlos como así también con respecto al acceso a la información de los mismos. La concreción y la transparencia no son caminos paralelos. Por el contrario, deben ser un único objetivo.

Resultado de imagen para argentina china

Trinidad Hunt

Autor

Trinidad Hunt

Licenciada en Gobierno y Relaciones Internacionales de la Universidad Argentina de la Empresa (UADE)

Up Next

Discussion about this post

  1. Feliciano says:

    El trasfondo de este tipo de acuerdos nunca lo conoceremos y sería muy bueno que el gobierno ponga mas voluntad en la transparencia, pero justamente la sinceridad no es algo que lo caracterice. Ni al actual y mucho menos al anterior que fue el gestor de ésta relación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *