100 años de la mayor orgía de sangre del siglo XX.

Sin comentarios

Hace 100 años, en el lejano año 1917, inició la Revolución Bolchevique o Comunista dirigida por Vladimir Lenin, en Rusia.

Han pasado 100 años de este terrible suceso que nos ha dejado más de 100 millones de víctimas en nombre del “proletariado” o del “obrero” o del “campesino” o del nombre que ellos desean designar a su justificación de la barbarie y homicidio en masa.

El comunismo, desde el ascenso de Lenin, ha perpetrado la mayor orgía de sangre del siglo XX y aún hay muchos (en el mundo) que pretenden superar los 100 millones de inocentes asesinados por la mayor horda de odio y venganza que jamás hemos visto que fue y es el comunismo.

Las más famosas víctimas del dictador Lenin fueron los Románov. Hoy sabemos que la orden del fusilamiento sin juicio fue dada por el mismo Lenin.

Un comunista me puede decir: “Los Románov se merecían morir por 400 años de despotismo.”

No niego las brutalidades y horrores emprendidas por los distintos zares (incluido el Zar Nicolás II), pero nadie se merece morir sin un juicio. Además la Zarina, como las cinco Grandes Duquesas (hijas del Zar Nicolás II) y el Zarévich Alexis no merecían morir tan brutalmente ni pagar por los errores emprendidos por Nicolás II como gobernante ruso.

Pregunto a cualquier comunista: ¿A usted, le parece bien que fusilen a una pareja de esposos con sus hijos, sabiendo que ellos estaban desarmados y eran presos políticos?

Si su respuesta es SÍ, me confirma que es un demente por seguir ciegamente a una ideología creadora de la mayor orgía de sangre del siglo XX. ¡Merece mi total repudio no como político sino como ser humano!

Tras el triunfo de la Revolución Bolchevique, Lenin instauró una dictadura totalitaria en Rusia. Él creó las tristemente famosas checas que eran la policía secreta de la Unión Soviética y que tenían la misión de matar a todos los opositores políticos de la dictadura bolchevique. El sucesor de Lenin, Stalin creó los gulags que eran los equivalentes a los campos de concentración de la Alemania Nazi. En estos gulags, se torturaban hasta la muerte a todos los opositores políticos del comunismo, gitanos, prostitutas y homosexuales fueron asesinados con total brutalidad para la instauración de la “utopía socialista.”

La gran incoherencia del comunismo fue seguir utilizando el Palacio de los tanto odiados Zares en Moscú, el famoso Kremlin, como instalaciones burocráticas de la dictadura totalitaria comunista. Sin olvidar, que los comunistas construyeron el Mausoleo de Lenin (para que lo adoren como si fuera un Dios) al lado del otrora palacio de los Románov.

¡Tremenda incoherencia de los comunistas!

El sucesor del dictador Lenin, fue otro dictador que le ganó en la orgía de sangre, me refiero al sanguinario Stalin. Creador de los gulags (campos de concentración del comunismo) y de la Gran Purga que fue la terrible matanza a todo opositor de Stalin  y que inició desde el año 1930 hasta el inicio de la 2da Guerra Mundial (1939).

Tras la muerte del dictador Stalin, en 1953, se creó en 1954 las terriblemente famosas KGB que era el servicio secreto de la dictadura soviética cuya finalidad no solo era de espionaje sino de matar a todos los opositores del comunismo (dentro y fuera del Imperio Soviético).

Más de 20 millones de inocentes fueron las víctimas en el Imperio Soviético desde su fundación en 1917 hasta su disolución en 1991.

Superando, y muy de lejos, a los dictadores Lenin y Stalin, en China el dictador comunista Mao Zedong estableció una dictadura asesina y totalitaria. La “Revolución Cultural” (1966-1976) fue un terrible período donde se encarceló y mató a todos los opositores políticos de la dictadura totalitaria comunista en China.

La dictadura comunista china ha matado a más de 65 millones de inocentes desde su instauración en el lejano año 1949. Millones de chinos fueron encarcelados, torturados y asesinados bajo el gobierno totalitario de Mao (1949-1976).

Otro terrible dictador comunista fue el camboyano Pol Pot que comandando a la horda denominada los Jemeres Rojos asesinaron al 25% población camboyana que era equivalente a más de 2 millones de inocentes.

No debemos olvidar estas siguientes víctimas de la horda comunista:

  • 1 millón de inocentes asesinados por la dictadura comunista en Vietnam comandada por el dictador Ho Chi Minh.
  • 2 millones de asesinados por la longeva dictadura comunista norcoreana.
  • 85,000 españoles asesinados por la 2da República sovietizada durante la Guerra Civil (1936-1939), entre ellos a Joaquín Dorado y Rodríguez de Campomanes, marqués de San Fernando, y a su cuñado, Pedro Ceballos, asesinados por el camarada Manuel Iglesias, abuelo de Pablo Iglesias líder de Podemos, y sobre todo,
  • No debemos olvidar a los más de 150,000 latinoamericanos asesinados por la horda comunista, en esta latitud del mundo, por las manos del dictador Fidel Castro, su otrora amigo Ernesto Guevara (quien fue un terrible asesino de toda persona que no era comunista) y por la horda terrorista Sendero Luminoso que perpetró un terrible baño de sangre en mi país, el Perú, desde el año 1980 hasta finales del siglo XX.

Sin duda alguna, los camaradas se llevan el doctorado en la mayor orgía de sangre del siglo XX, más de 100 millones de inocentes víctimas son la prueba de la mayúscula amenaza que son hasta el día de hoy, donde sus aprendices en la Venezuela del dictador Nicolás Maduro han matado a más de 150 jóvenes venezolanos que lucharon por vivir en libertad, en lo que va del año 2017,y por tener a más de 500 presos políticos en sus gulags venezolanos, que son cárceles expertas en torturas y diseñadas por el octogenario dictador cubano Raúl Castro quien es el verdadero amo y señor en el Palacio de Miraflores de Caracas.

A los 100 años de la mayor orgía de sangre del siglo XX, estamos advertidos de la gran amenaza que fue, es y será el comunismo que asesina en nombre de los más pobres del mundo.

No hay nada positivo que celebrar, hoy debemos recordar, con bastante tristeza, la mayor orgía de sangre que va desde el siglo XX.

 

Renatto Bautista Rojas

Autor

Renatto Bautista Rojas

Licenciado en Ciencia Política por la Universidad Nacional Federico Villarreal (UNFV). Tesis aprobada con Mención de Excelencia. Actualmente es Jefe de Práctica en la Escuela Profesional de Ciencia Política de la UNFV y Maestrísta de Gestión de Políticas Públicas en la Escuela de Post Grado de la UNFV y autor del libro Medios de Comunicación y política en el siglo XXI. El poder tras bambalinas.

Up Next

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.