El cambio climático ¿un invento?

Sin comentarios

En distintas partes del mundo las drásticas y evidentes alteraciones del clima, manifestadas durante los últimos años, han causado verdaderos estragos

Resulta (hasta) chistoso y al mismo tiempo preocupante de cara al futuro, escuchar a personas respetables y a líderes internacionales de distintas áreas del quehacer cotidiano —particularmente política, en virtud de que son los políticos en ejercicio quienes suelen aparecer al frente de la toma de las grandes decisiones de los Estados—, negar la existencia de fenómenos y tragedias naturales asociados al calentamiento global y al cambio climático. Y más aún, cuando a pesar de todas las evidencias que existen hoy día, se insiste en aseverar que el mismo no es mas que una historia fantasiosa creada con la intención de boicotear cierta industria u obtener con ello un claro beneficio económico de grandes proporciones ¿?… Palabras más palabras menos, eso es justamente lo que personalidades de actualidad —como el mismo presidente actual de Estados Unidos—, han aseverado desde hace ya algunos años con respecto al tema. Una cuestión que, por ejemplo en América Latina, no puede ni debe pasar desapercibida, en virtud de los notables descontroles y alteraciones que el clima ha manifestado con drasticidad en distintas latitudes durante los últimos años, mismos que se han ido incrementando inexorablemente conforme pasa el tiempo y sin que realmente se haga nada al respecto, muy a pesar de que en ese sentido, cada granito de arena cuenta mas de lo que tal vez imaginamos. Los huracanes que han golpeado Texas, La Florida, Puerto Rico y un considerable número de islas en el Caribe, son el mejor ejemplo de ello.

 

En Guatemala, Chile y Bolivia (por citar algunos rápidos ejemplos) varios cuerpos de agua, otrora extensos, se han secado totalmente como producto de las prolongadas sequías y del mal uso que se les ha dado a los mismos durante años. Mientras que por  otro lado, las inviernos copiosos como el actual y fuertes tormentas inesperadas, han provocado inundaciones terribles que han dejado a su paso desastre y zozobra en países como Perú, Ecuador, México y Guatemala, entre otros. Y mientras todo eso sucede, en eventos como la pasada reunión del G20, distintos países ponen de manifiesto cierta preocupación que no deja de ser legítima y por supuesto bienvenida, en virtud de que, tarde o temprano, las catástrofes ocasionadas por las alteraciones del clima a las que ellos mismos (conscientes o no) han contribuido a provocar, también les alcanzarán.

 

Por ello no dejan de llamar la atención las declaraciones adversas que minimizan al máximo los efectos de estos fenómenos climáticos drásticos y terribles; por ello no dejan de causar preocupación acciones como la salida de Estados Unidos del Acuerdo de París, en un momento en el que varios países, quizá consientes ya de la transcendencia del asunto o sencillamente con una visión distinta de futuro —quién sabe—, ya han empezado una suerte de migración hacia lo que muchos han denominado “una economía verde”. Con todo lo que está sucediendo alrededor del mundo, y con las tristes evidencias climáticas con que hoy día contamos, es difícil creer que la cuestión del cambio climático, sea tan sólo un invento.

Adolfo Mazariegos

Autor

Adolfo Mazariegos

Guatemalteco. Politólogo y escritor. Ha publicado los libros de cuentos “Un Lugar igual… Pero distinto” (Magna Terra Editores); “Cien Palabras” (Magna Terra Editores) y el libro de no-ficción “Régimen de Convención” (Editorial Hispabook, en coedición con la Universidad de San Carlos de Guatemala). Actualmente es docente universitario y escribe la columna de opinión Utópolis en Diario La Hora (Ciudad de Guatemala). También colabora con el periódico global Mundiario (La Coruña, España).

Up Next

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.