El golpe de Estado permanente

2 Comentarios

El golpe de Estado es permanente cuando el quiebre constitucional representa una sucesión de sucesos, donde el detentador del poder político acumula más poder en sus manos, tras sucesos hasta lograr el copamiento de las instituciones estatales, la erradicación de toda la Oposición política y la compra; a través de publicidad estatal, de casi todos los medios de comunicación privados.

El golpe de Estado permanente, en el Perú, sucede en el momento que la izquierda paleomarxista y la derechita mercantilista tomaron la decisión que Alan García y Keiko Fujimori no sean Presidente de la República en el año 2016. Bajo el gobierno del castrochavista Ollanta Humala, la prensa adicta al humalismo –desde blogueras a youtubers que  se creen genios pero que ni han pisado la Universidad- decidieron destruir la imagen política del ex presidente Alan García con los infundios de la mentira llamada narco indultos que nunca se demostró, en el Poder Judicial, que algún imputado, por narcotráfico, haya sobornado a García para que sea indultado. ¡Nadie lo demostró!

¡Vil patraña humalista y aumentada por el canal de propiedad de Pepe Graña y Gustavo Mohme!

El plan era sencillo que García no pase a la segunda vuelta y que la candidata Fujimori lo pase, pero en el ballotage sea derrotada por el candidato del establishment que resultó ser PPK.

El segundo golpe de Estado permanente fue impedir que Keiko Fujimori sea Presidente y lo lograron con un vil reportaje, totalmente tendencioso sobre una supuesta investigación de la DEA a la señora Fujimori. ¡Oh, casualidad! ¡Otra vez el canal de Graña y Mohme!

Humala, 24 horas antes de la segunda vuelta del año 2016, cambio todos los locales de votación en las zonas rurales del Perú, mayoritarias a la candidata Fujimori, sumado a que impidió a los miembros de las Fuerzas Armadas y Policiales que voten en el ballotage. Con estas dos decisiones quitaron miles de votos a la candidata Fujimori y por un estrecho margen, de menos de 20 mil votos, se impuso el candidato del establishment.

El tal pseudo presidente de lujo tuvo que renunciar, en marzo del 2018, tras publicarse sendos videos de intento de compra congresistas para impedir su segunda vacancia.

¡Tremendos mafiosos resultaron ser los cuellos blancos de Choquehuanca! ¿No me digan que la compra de congresistas no es un delito? ¿O solo los delitos los cometieron Fujimori padre y Montesinos hace 19 años y no los colorados miembros del Country Club?

Tras la renuncia de PPK, asumió la presidencia su primer vicepresidente, Martín Vizcarra que se comprometió hacer un gobierno de entendimiento político porque lamentablemente, en el Perú, nunca existió una real transición del gobierno autoritario de Alberto Fujimori hacia la democracia, tal como si existió en España tras la muerte del dictador Francisco Franco y el establecimiento de la Constitución de 1978, actual Carta Magna española.

Volviendo al Perú, el Pedro Sánchez peruano, me refiero al presidente Vizcarra, tomó la decisión de llamar a un referéndum para “reformar” el espíritu de la Carta Magna de 1993.

Ahora, gracias al lavado de cerebro aplicado por los grandes medios de comunicación, aliados de Vizcarra, y más la grosera campaña del gobierno de Vizcarra, el 85% de peruanos apoyaron una mal llamada reforma constitucional sobre la designación de jueces y fiscales, la prohibición de la reelección política y el financiamiento público de todos los partidos políticos que tienen fracciones parlamentarias.

¡La desinformación y mentira se impusieron en un país donde, el promedio, ni lee un libro por año! ¡Increíble!

El golpismo de Estado permanente había conseguido la pseudo reforma del espíritu político de nuestra Carta Magna. Los medios de comunicación siguieron blindando a los mafiosos políticos (Toledo, Humala, Villarán y PPK) que fueron coimeados por la constructora Odebrecht, brazo económico de los castrochavistas Lula y Dilma, para hacer sus delitos en el Perú sumado a la complicidad delictiva de Pepe Graña, dueño de la Constructora Graña y Montero, y accionista mayoritario del más poderoso grupo mediático peruano que es El Comercio. Los medios de comunicación lograron arrinconar política a la mayoría parlamentaria, Fuerza Popular, tras la prisión preventiva, y en mi opinión abusiva, de la señora Fujimori. Esa prisión sería justa si los otros “investigados”, me refiero a Toledo, Humala, Villarán y PPK, estuvieron con prisión preventiva, pero no es así porque existe impunidad para los cuellos blancos de Choquehuanca.

En el caso de Toledo, Humala, Villarán y PPK el círculo de coima de Odebrecht está demostrado, pero ninguno de ellos está preso. El primero está prófugo en Estados Unidos, el segundo en su casa en Santiago de Surco, la tercera en su casa de playa de Arica y el último en su residencia de la calle Choquehuanca.

¡Total impunidad para la izquierda paleomarxista y la derechita mercantilista!

El último acto del golpe de Estado permanente es el proyecto de Ley, presentado por Vizcarra, para intervenir en el Ministerio Público y quitarle su autonomía que tiene según la Carta Magna de 1993. Vizcarra tiene que generar impunidad a todos los socios de Odebrecht en el Perú.

La Nación peruana debe entender esta terrible traición a los millones de peruanos que somos decentes y pagamos nuestros impuestos, con puntualidad.

Ayer, domingo, la Comisión de Ética del Colegio de Abogados de Lima suspendió la colegiatura del Fiscal de la Nación por 4 años. ¡Están desesperados por tener un Fiscal de la Nación adicto a la mafia de Odebrecht y a los cuellos blancos de Choquehuanca!

A la comunidad internacional les digo:

Primero: En el Perú, existe un golpe de Estado permanente porque poco a poco están acabando con el Estado de Derecho y el equilibrio de los tres poderes del Estado. Las democracias occidentales no deben permitir que el castrochavismo se instale en el Perú bajo la careta de referéndums populistas e intervenciones de órganos autónomos como el Ministerio Público.

Segundo: Marcelo Odebrecht y Jorge Barata, CEOs de Odebrecht, dijeron en su interrogatorio fiscal que el empresario Pepe Graña aportó millones de dólares para coimear a los políticos peruanos, obviamente al igual que Odebrecht,  y que Susana De la Puente Wiesse fue quien recibió 6 millones de dólares para la campaña presidencial de PPK del año 2016.

Los dos oligarcas peruanos están impunes y sin ningún requerimiento judicial. Ninguno tiene ni orden de arraigo en el Perú.

Renatto Bautista Rojas

Autor

Renatto Bautista Rojas

Licenciado en Ciencia Política por la Universidad Nacional Federico Villarreal (UNFV). Tesis aprobada con Mención de Excelencia. Maestro en Gestión de Políticas Públicas por la UNFV, autor de los libros Medios de Comunicación y política en el siglo XXI. El poder tras bambalinas (2015) y A la luz de la sombra: De Bello Gallico (2018).

Up Next

2 Discussion to this post

  1. Avatar Manuel says:

    Mis respetos Sr. Renatto Bautista

    Gracias por sus valiosas publicaciones de informaciones que el pueblo peruano debe y tiene saber.
    Para así salir de la ignorancia social político y económico nacional!

  2. […] acoge con aprecio, escribí un artículo titulado El golpe de Estado permanente (ver el link https://www.estadointernacional.com/el-golpe-de-estado-permanente/) donde denunció todas las irregularidades políticas que suceden en el […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.