El gran panda bueno.

Sin comentarios

El ascenso de China a través de la construcción de Identidad Social.

La idea fundamental de la Teoría de Identidad Social es la sensación de pertenencia de un individuo, en este caso la República Popular de China, a ciertos grupos o categorías sociales que al pertenecer, aportan características importantes para la identidad individual. La construcción de la Identidad social para un país, es tan importante como las capacidades militares y económicas de éste, ya que la identidad de dicho país permite la percepción de éste en el sistema internacional, y el comportamiento que tendrán los demás países hacía él. 

En el caso de China, la construcción de su identidad es sumamente importante para poder explicar el ascenso de este país como potencia. El avance en el escenario internacional que ha logrado China en los últimos años, remonta a la construcción de su identidad, valores y  comportamiento en el escenario internacional.

Luego de la Guerra Fría, China ha sido uno de los países en ascenso en el oleaje de democratización, pero con la singular característica de desarrollar imágenes nuevas, más positivas, favoreciendo a la gobernanza mundial y al mismo tiempo ajustando el modelo democrático liberal de Estados Unidos. 

China ha sido exitosa en la construcción y cambios de percepciones de otros Estados de su identidad, el uso de incentivos para ganar estatus global debe recibir mayor consideración como una herramienta para la gobernanza mundial.                                                                                      

La Teoría de la Identidad Social postula que los países buscan identificarse con un grupo de referencia para identificarse con sus logros, objetivos e ideologías. China ha conseguido ser el referente regional de Asia en el que los países de la región observan y determinan su comportamiento y acciones en el sistema internacional.

Fue fundamental para China perseguir una estrategia para administrar su identidad de manera positiva, ya que el historial del comportamiento del país en el escenario internacional era desfavorable para la mayoría de los países y perjudicó en un principio la percepción de China frente a otros Estados democráticos. Debido a estas percepciones negativas, China fue impulsada a mejorar su imagen y su comportamiento para obtener una posición en el sistema internacional, mejorar su status y competir con el país dominante que es Estados Unidos.

Para construir esta imagen y lograr preeminencia a nivel global, China utiliza distintas estrategias con el fin de lograr el status deseado y la percepción positiva de los países democráticos. La apertura económica y comercial de China junto con la inversión extranjera, logró la movilidad social y la igualdad entre las potencias a través de la modernización económica y el crecimiento de sus relaciones comerciales con otros Estados. El progreso de China luego de las reformas económicas ha sido sorprendente e increíblemente rápido, lo que llevó a China a una posición de fortaleza económica y de mayor influencia en Asia. 

China fue uno de los países que utilizó la creatividad social, la cual en relaciones internacionales implica lograr prestigio en una dimensión diferente, tomando estrategias a través de la promoción de nuevas normas o un modelo de desarrollo, como por ejemplo en materia diplomática llevando a cabo la Diplomacia del Oso Panda, prestando a ejemplares de esta especie a distintos países con el fin de reforzar lazos amistosos, tratando al mismo tiempo de luchar contra su extinción. Este tipo de soft power, entre otras acciones, ayudó a China a ascender de una manera pacífica en el escenario internacional, dejando atrás su pasado violento. Esta estrategia se tradujo en una posición responsable de China como poder regional, para luego ascender como un gran poder. Las asociaciones y Tratados bilaterales de China con otros Estados, ayudaron a fomentar las relaciones internacionales pacíficas, a base de confianza y ganancia mutua, esto impulsó a la nueva identidad de China luego de la Guerra Fría, dejando de lado las diferencias entre las viejas alianzas y bloques militares. Esta estrategia, logró reivindicar a China a nivel global, promoviendo normas confiables de seguridad internacional y relaciones con otros Estados.

Asimismo, la participación de China en instituciones multilaterales permitió al país a adquirir nuevos valores de cooperación y confianza, sobre todo a nivel de cooperación económica, lo que ayudó a construir una identidad con ideales volcados hacia la transparencia en sus relaciones comerciales con otros Estados, pero al mismo tiempo esta transparencia no se refleja en el detalle de sus inversiones. El cambio de personalidad de China generó una percepción nueva del país frente a otros países democráticos que aún no habían generado relaciones con el país oriental.

China aportó económicamente para estabilizar el sistema financiero de la región oriental, lo cual ha sido criticado por corrientes liberales al manifestar que ésto crea una interdependencia dentro de la región asiática, pero indudablemente los aportes de China a nivel económico mostraron la predisposición del país  para el crecimiento regional y la importancia de mantener a la región en una posición estable para la apertura comercial.

Las tensiones entre Estados Unidos y China crecen día a día y la relación entre ambos países y las críticas de pensamiento liberal castigan su comportamiento y la forma de relacionarse con otros Estados, pero indudablemente estas críticas están impulsadas por la gran amenaza que genera China como potencia mundial hacia Estados Unidos. China crece y avanza cada día a nivel económico, comercial y cultural, y esto deja en desventaja a Estados Unidos generando así una incertidumbre a nivel mundial. 

China ha logrado construir una nueva identidad y renacer como potencia luego de un pasado turbulento y violento, utilizando estrategias creativas e inteligentes para construir desde sus cimientos una nueva imagen con valores tendientes a la democracia para tener una posición y ser participe en el nuevo sistema internacional, sin abandonar sus características distintivas de su cultura y su historia. El país sigue avanzando estratégicamente, promoviendo el modelo de desarrollo chino y su soft power, el cual se trata de incidir en las acciones e intereses de otros actores por medios culturales e ideológicos, actuando como influencia indirecta y no militar en su política exterior, junto con la promesa confiable de inversión extranjera y políticas exteriores no agresivas hacia el mundo. 

Como explica la Teoría de la Identidad Social, una estrategia de creatividad requiere reconocimiento por parte de una potencia. Luego de los sucesos fallidos de los misiles chinos en Taiwán, Estados Unidos pidió a china ser un actor mundial responsable. China asumió el compromiso de responsabilidad y así se convirtió en un Estado ascendente rápidamente, lo que hoy en día preocupa a Estados Unidos, ya que el rol de competidor estratégico de China amenaza con la estabilidad de la gobernanza mundial de Estados Unidos. 

En conclusión, China ha escalado globalmente, a través de estrategias de construcción de identidad social, convirtiéndose en un actor fundamental en el escenario internacional gracias a su cambio de identidad que ha sido enriquecido a través de valores modernos, de apertura al mundo y de nuevas relaciones económicas y comerciales. Las audaces estrategias de creatividad social china, convirtieron al país en un poder fundamental que ha reinventado la visión y percepción de China hacía el mundo y al mismo tiempo se ha convertido en una amenaza latente para la potencia norteamericana.

María del Pilar López

Autor

María del Pilar López

Estudiante de Gobierno y Relaciones Internacionales - UADE

Up Next

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.