¡Estamos en un nuevo ciclo político!

Sin comentarios

Hoy vivimos un nuevo ciclo político. En la izquierda gatopardista, saben que representa el fin de sus argollas, de su discurso político y sobretodo del billete; por el cual, viven como rémoras.

Mayo de 1968 abrió un ciclo político que representó el triunfo de la izquierda, a nivel mundial. Desde el discurso político-económico hasta en lo cultural, se impuso la izquierda gatopardista, en los cinco continentes. Por ejemplo, nosotros somos respetuosos de la propiedad privada, pero a partir de mayo del 68, en cientos de universidades, es “permitido” que se tome sus locales atentando –obviamente- con la propiedad privada porque los dirigentes universitarios no son dueños de las Universidades.

La caída del Muro de Berlín como la disolución del Imperio Soviético fueron dos grandes golpes para la izquierda gatopardista, pero ellos supieron replantearse. ¿Cómo?

Lula Da Silva (entonces aspirante presidencial brasileño) formó el Foro de Sao Paulo donde la izquierda gatopardista decidió tomar las banderas reivindicativas de los colectivos femeninos, homosexuales, medioambientales, entre otros.

Irónico, mientras el dictador comunista Stalin asesinó a miles de homosexuales en campos de concentración, sus camaradas –de finales del siglo XX- comenzaron a luchar por la comunidad homosexual. ¡Estos marxistas son más comodines!
El discurso de la izquierda gatopardista es lo que denominamos “corrección política” que es sinónimo del edulcoramiento político más tibieza. En sociedades HIPÓCRITAS –como la nuestra- ese discurso era el hegemónico, sino miremos a nuestros colegios y universidades estatales, secuestradas por la argolla gatopardista. ¡Con razón, salen tantos “genios” que votan rojo! ¡Ni han leído a Marx ni a Lenin! ¡No comprenden que el marxismo es una interpretación de la realidad europea del siglo XIX, incompatible con la nuestra!

La izquierda gatopardista – a nivel mundial- vivía su edad dorada, hasta… que ese discurso político no pudo solucionar a mediano plazo, las necesidades del pueblo.

Hagamos un breve repaso de tres acontecimientos que fueron las estocadas al discurso de la “corrección política”: El triunfo del Brexit, el triunfo del No contra el aberrante pacto con los terroristas de las FARC y el TRIUNFO de Donald Trump.

Creo que el TRIUNFO de Donald Trump cierra el ciclo político que se inició en ese lejano mayo del 68 porque él representa todo lo contrario a ese edulcorado discurso.

La izquierda gatopardista usando su mediocracia (principalmente The New York Times y The Washington Post) más los recursos económicos de la ONG Open Society de Georgos Soros intentaron –a través de la candidata Clinton- impedir el triunfo de Donald, lo cual no lo lograron. El elector estadounidense no cayó en la trampa y derrotó al poder fáctico, por eso tanto odio, contra la entonces candidatura y hoy gobierno de Donald Trump.

Ellos (la izquierda gatopardista) saben muy bien lo que escribo, por dicha razón, darán dura batalla contra el gobierno de Trump.

En Sudamérica, el discurso de la izquierda gatopardista también está en debacle sino miremos el triunfo de Mauricio Macri, el impeachment contra Rousseff y la ascensión de Temer, la segunda vuelta peruana entre dos candidatos derechistas y el triunfo de la Oposición en las elecciones legislativas.

Obviamente, la izquierda gatopardista dará gran lucha por mantener la dictadura de Nicolás Maduro. Todos los camaradas latinoamericanos saben que si cae Venezuela, ellos caen, sobre todo por la financiación.

P.D.1: ¿Han visto algún camarada latinoamericano llamar dictadura al gobierno de Maduro? No.

P.D.2: La izquierda gatopardista tiene que tener un discurso anti cristiano para destruir los valores históricos de nuestra sociedad.

P.D.3: ¿Cuáles son los ídolos de la izquierda gatopardista? Lenin, Stalin, Mao, Pol Pot y los Castros. Todos ellos fueron y son DICTADORES. Por eso, no se sorprendan por el mutis ante la narco dictadura de Maduro.

Renatto Bautista Rojas

Autor

Renatto Bautista Rojas

Licenciado en Ciencia Política por la Universidad Nacional Federico Villarreal (UNFV). Tesis aprobada con Mención de Excelencia. Actualmente es Jefe de Práctica en la Escuela Profesional de Ciencia Política de la UNFV y Maestrísta de Gestión de Políticas Públicas en la Escuela de Post Grado de la UNFV y autor del libro Medios de Comunicación y política en el siglo XXI. El poder tras bambalinas.

Up Next

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.