Inquietud, nerviosismo y expectativa: el nuevo presidente en Estados Unidos

Sin comentarios

Para nadie ha sido un secreto lo controversial que ha resultado la elección del magnate Donald Trump como presidente de Estados Unidos. Presidente número 45 que inicia su mandato en medio de inquietud, nerviosismo y expectativas de la ciudadanía estadounidense y de gran parte del resto del mundo.

Desde Alemania hasta China, pasando por la OTAN y otros líderes de la Unión Europea, ha habido demostraciones de nerviosismo y expectativa por el porvenir político en el marco de las relaciones entre países poderosos, y por las posturas que asumirá el nuevo gobierno de Estados Unidos con respecto a temas comunes en múltiples y diversas áreas.

Las declaraciones erráticas del nuevo mandatario y la poca claridad del rumbo que adoptará al frente de su gobierno, hacen que, a nivel político, la expectativa se centre en temas que van más allá de la inmigración y las actitudes machistas que fueron tan cuestionadas durante su campaña. Llama la atención su “falta de tacto en cuestiones diplomáticas y el hecho de que se exprese, con lo que pareciera ser muy poca meditación, en cuestiones de trascendencia e importancia relacionadas —por ejemplo— a los refugiados que ha recibido Alemania y a la postura al respecto de la canciller Ángela Merkel; que emita opiniones referentes al brexit y que no esconda su simpatía por una Gran Bretaña separada del resto de la Unión Europea; o que cuestione la política de “Una sola China” mantenida por aquel país desde hace mucho tiempo, pero que no hable ni critique en lo absoluto a Rusia ni a su actual presidente.

Todo ello, en medio de una tensa y evidente relación que sigue manteniendo con la prensa y con varios consorcios poseedores de grandes medios de comunicación en la Unión Americana. Por otro lado, las manifestaciones públicas como la realizada por el movimiento “Marcha de las Mujeres” al que se sumaron figuras y personalidades internacionales del arte, la música, el cine, la literatura, etc., son una muestra de la incertidumbre que sobrevuela diferentes ambientes y que es, asimismo, uno más de los indicadores del bajo índice de popularidad o aceptación con que inicia el presidente su mandato. Más de dos millones de personas salieron a las calles de Washington y de otras ciudades a las pocas horas del cambio de mando, con la finalidad de que el presidente Trump sepa, desde el inicio, que tendrá oposición ciudadana en la implementación de su agenda y gestiones al frente de la Casa Blanca.

Indiscutiblemente, empieza una etapa impredecible en el marco de la política internacional. Una etapa en la que solamente habrá que esperar para ver qué sucederá. Como escribió Steven Erlanger en una publicación de The New York Times (International Weekly): “La imprevisibilidad de Trump es quizá su característica más predecible”.

Adolfo Mazariegos

Autor

Adolfo Mazariegos

Guatemalteco. Politólogo y escritor. Ha publicado los libros de cuentos “Un Lugar igual… Pero distinto” (Magna Terra Editores); “Cien Palabras” (Magna Terra Editores) y el libro de no-ficción “Régimen de Convención” (Editorial Hispabook, en coedición con la Universidad de San Carlos de Guatemala). Actualmente es docente universitario y escribe la columna de opinión Utópolis en Diario La Hora (Ciudad de Guatemala). También colabora con el periódico global Mundiario (La Coruña, España).

Up Next

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.