Inteligencia frente la crisis

Sin comentarios

En un contexto donde la productividad de gran parte de las empresas se mantiene baja y los costos de producción aumentan, disminuyendo la rentabilidad, buscar alternativas para mejorar las condiciones de gestión y desarrollo es algo necesario para que estas puedan subsistir. Frente a esto, la Inteligencia Artificial (IA) puede plantear soluciones para poder sortear algunas de las dificultades del contexto económico actual que transita la Argentina.


No solo las principales compañías de Silicon Valley desarrollan aplicaciones de IA para incrementar la eficiencia en la gestión. Miles de pequeñas Startups en todo el mundo se han unido a esta corriente, lo que ha llevado a una aceleración de los avances de la tecnología en diferentes áreas del proceso empresarial en el último tiempo. Esta revolución ha alcanzado los procesos de producción, logística, empleo, seguridad, gestión de la decisión y marketing, entre otros. La IA está transformando la forma de hacer negocios. Se calcula que las empresas que hacen uso de la IA han observado un aumento de entre 10 y 35% en su rentabilidad en el corto plazo.

Ante resultados que sorprenden y barreras de entrada (tanto de costos como institucionales) que se vuelven cada vez más bajas, la penetración de la IA se está expandiendo hacia una mayor cantidad de actores económicos, generando un nuevo espacio de oportunidad para que tanto las grandes empresas argentinas como las pequeñas y medianas puedan aumentar su competitividad. La tecnología abre puertas para que puedan crecer y marcar la diferencia en el sector que se desenvuelven, permitiendo lograr eficiencia en los ciclos productivos.

Uno de los casos, especialmente importante para la Argentina, es el uso de la IA en el sector agrícola, donde hace ya más de cinco años la agricultura de precisión ha logrado atraer inversiones, desarrollándose más de un centenar de startups dedicadas a mejorar los procesos en el sector. Como ejemplo, se destacan las aplicaciones de análisis de imágenes por satélites y las de control de riego y plagas. En tanto la agricultura sigue siendo una de las bases primordiales de la economía argentina, aumentar la productividad, reducir costos y aumentar la calidad son aspectos claves para elevar las cuotas de producción y desarrollar una ventaja estratégica que permita una mejor inserción en el mercado mundial.

Otros ejemplos destacables se dan en las áreas de ganadería (utilización de IA para calcular cuándo se encuentra en celo el animal o detectar, clasificar y cuantificar en tiempo real su actividad alimenticia), minería, servicios financieros, reducción de consumo de energía y hasta servicios de salud. Pero también destacan los ejemplos en el comercio electrónico, con chatbots que ofrecen atención al cliente 24/7 sin costos adicionales, o en el comercio minorista de bienes de consumo, donde varias empresas ya aplican soluciones basadas en el análisis de datos, que les permiten predecir qué productos podrían comprar los consumidores en el futuro.

Se calcula que la tasa de crecimiento del PIB de mediano plazo en la América Latina podría pasar de 3% a 4% solo por la incidencia de la mayor implementación de IA. Casi la mitad de ese aumento estaría en condiciones de generarse por un incremento de la productividad, al permitir que los

Victoria Álvarez Magañini

Autor

Victoria Álvarez Magañini

Lic. en Gobierno y Relaciones Internacionales (UADE). Actualmente cursando la Maestría en Ciberdefensa y Ciberseguridad (UBA). Especialista en Seguridad Internacional.

Up Next

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.