Kurdisovo

Sin comentarios

Las guerras balcánicas tuvieron tal impacto en la sociedad europea y mundial, en la política y hasta el idioma que nos dejaron un legado lingüístico llamado balcanización. Con ese término denominamos a partir de allí a los procesos de división o fragmentación de países, haciendo una analogía con la zona balcánica, que pasó de ser un país, Yugoslavia, a ser 8 (Macedonia, Bosnia y Herzegovina, Serbia, Eslov enia, Montenegro, Kosovo, aunque de facto, y Croacia)

Desde entonces, hablamos de una balcanización de España (con el país Vasco y Cataluña principalmente) o la del Reino Unido (con el eterno intento secesionista escocés), y hasta incluso, lo que fue la Gran Colombia (hoy Colombia, Venezuela y Panamá) según muchos ha atravesado por proceso de balcanización.

Habiendo comprendido el alcance de este término, es necesario comprender los alcances que tienen al desarrollarse, y además de debilitar a la entidad anterior que se fragmenta, crea otra u otras, con todos los cambios geopolíticos que ello implica.

Existen procesos de balcanización que parecieran algo constantes, aunque sean muy leves, como los mencionados más arriba, y otros que parecen revestir especial importancia por el peligro que podrían representar o lo hacen actualmente. Pero hablar de los Kurdos, es particularmente hablar de una de las principales víctimas, después de la africana,  de la descolonización  europea[1] y la imposición de fronteras que no siempre han respondido a los deseos de los pobladores locales (recordemos el caso del Sykes Picot). Los vestigios de lo que fue la colonización representan hoy uno de los más grandes dinamizadores de los conflictos en la zona. Pero no nos desviemos en la cuestión de oriente porque este artículo ni este día serán suficientes.

La realidad, presente y reciente, es la existencia de un pueblo no árabe, en medio de países árabes y/o musulmanes y hasta uno persa. En resumidas cuentas: Al sur de Turquía se encuentra una importante parte de este pueblo, aquí es importante desglosar que en el gobierno central turco existe una fuerza política reconocida que es afín a los kurdos, aunque reducida y según el oficialismo turco posee ciertas vinculaciones con el PKK[2]. Los kurdos de Turquía son los que tienen la situación aún más difícil. Al norte de Siria se encuentran kurdos que se han enfrentado al gobierno central sirio en Damasco y al Turco, posteriormente este grupo fue ayudado por la Coalición Internacional contra el ISIS, concretamente de la mano de Estados Unidos y han sido muy efectivos. Esto no le agradó para nada a Turquía, aliada de Estados Unidos, sobre todo por su presencia en la OTAN[3]. Por otro lado, los kurdos al noroeste de Irak – un Estado Federal que les ha dado más libertades y cierto reconocimiento que los otros Estados – también ha coordinado labores contra el terrorismo con ellos, a través de los llamados Peshmergá[4] y han sido claves en batallas contra el ISIS en ciudades claves como Mosul[5]. Y es precisamente allí donde se desarrollará el actual referéndum que pretende blindar de legalidad, un proyecto que arrastran hace siglos: un Estado propio.

Ahora bien, cuando hablamos de geopolítica, tenemos que hablar de intereses y realidades, y la realidad es que a algunos conviene que exista un Estado kurdo, y a otros simplemente no. En primer lugar, es obvio que no le conviene al Estado irakí, un Estado con gravísimos problemas internos que se heredan de las tormentas del desierto[6] y cuyo malestar intestino se fortalecerá con la escisión de una importante región geográfica, energética y demográfica como la habitada y pretendida por los kurdos. Aquí tenemos que recordar que Irak es un Estado Federal y la región kurda posee cierta autonomía y reconocimiento. La primera acción de Bagdad fue desplegar un contingente de fuerzas armadas en regiones disputadas[7] con los Kurdos y declarar que no reconocerá[8] el referéndum que finalmente arrojó un 92,73 % de votos afirmativos y el no sólo ha tenido un 7,27 %. En palabras del líder kurdo Masud Barzani[9] este referéndum no significa una separación inmediata, sino el inicio de una serie de negociaciones, situación análoga podríamos encontrarla en el Brexit[10] y el proceso de negociación que sigue hasta la fecha.

El Consejo de Seguridad de la ONU[11] también ha rechazado – aunque sutilmente – la iniciativa separatista kurda arguyendo que la salida debería ser un diálogo entre los kurdos y el gobierno irakí a través de una resolución aprobada por el pleno: hablamos de China, Rusia, Estados Unidos, Francia y el Reino Unido más 10 países temporales.

Israel ha mantenido lazos en materia de defensa e inteligencia con el pueblo kurdo hace más de 50 años[12]. Estos lazos se explican por la necesidad, ya desde sus orígenes en 1948, de poseer un aliado en la región. Además, la ubicación geográfica del potencial Estado kurdo es más que estratégica: “Si todos se unieran bajo una sola administración, conformarán un país con una población del calibre de Irak, el doble de Siria, la mitad de Irán y unas cuatro veces la de Israel”, afirma la BBC. Además, habría que agregar los ingentes recursos energéticos que yacen en las zonas que habita este pueblo y los más de 30 millones de habitantes. Desde su origen Israel se ha encontrado “en medio de lobos”, no le vendría mal tener un Estado gobernado por aliados tan cercanos.

La representación de Estados Unidos pidió tranquilidad en el manejo y la posición de Rusia, Francia y el Reino Unido están claras en cuanto al rechazo al procedimiento político. Principalmente Rusia no puede permitir el desmembramiento de un aliado tan cercano como Irak e Irán, aunque en cuanto a la cuestión de los kurdos en Siria, al parecer a través de los acuerdos de Astaná[13] existe un acuerdo tácito en la repartición de ciertas zonas de control a los kurdos, acuerdo que se dió en el marco de las alianzas coyunturales entre el gobierno central Sirio de Assad y los kurdos del norte[14]

Entonces, por un lado existen entidades interesadas en la existencia de un Estado kurdo, amén de la necesidad de dicho pueblo de blindarse de una institución estatal propia, o de la conveniencia que resultaría el desmembramiento de países árabes. Por otro, un ejercicio político tan sensible en la zona podría derivar en el aumento de la tensión y el estallido de un nuevo conflicto, esta vez entre kurdos y Bagdad. El Washington Post había elaborado un resumen de los 10 posibles nuevos conflictos en la zona de Oriente Próximo en el 2015, de los cuales 8 tenían que ver con kurdos.

El kurdistán podrían representar, al menos análogamente, un kosovo de Oriente Próximo. En aquel entonces, los intereses de la OTAN y países europeos fue tal que se precipitó el reconocimiento de la entidad kosovar como un Estado propio de manera temprana, lo que desató no pocas tensiones en el seno de la Unión Europea[15].

Los Estados no deberían de entrometerse en cuestiones internas de los Estados, como es el caso de un referéndum en un país como Irak, si nos basamos únicamente en el Derecho Internacional[16]. Pero también con esta perspectiva, los Estados tienen toda la atribución[17] de reconocer o no a entidades políticas jurídicas como Estados[18]. El reconocimiento debería ser posterior al referéndum, no antes, como se dió.

[1] La descolonización y colonización son dos cosas: por un lado, la ilegitimidad o la brutalidad o la injusticia de las colonizaciones, y por otra, lo mal que se hicieron las descolonizaciones

[2] Un grupo terrorista para Turquía, la Unión Europea y otras entidades.

[3] Organización del Tratado del Atlántico Norte, la alianza militar formal más poderosa del mundo.

[4] Fuerzas armadas. Literalmente significa “El que se enfrenta a la muerte”

[5] La segunda más grande de Irak, que fue liberada del ISIS tras una operación de varias semanas.

[6] Nombre de una operación durante la Primera Guerra del Golfo (1990) y se suele usar para designar a la Segunda Guerra del Golfo  (2003)

[7] Hablamos de disputadas pero en realidad lo que existe son zonas cuyo control no se encuentra tan claro. Todo el territorio irakí hasta la fecha se encuentra bajo administración en sentido amplio del gobierno central.

[8] Recordemos que el reconocimiento es una de las atribuciones unilaterales que poseen los Estados como sujetos del Derecho Internacional.

[9] https://elpais.com/internacional/2017/09/27/actualidad/1506524415_663285.html

[10] La salida del Reino Unido de la UE ha sido aprobada por referédum pero aún restan negociaciones internas y externas que culminará según se estima en dos años más.

[11] http://www.dw.com/es/onu-advierte-de-consecuencias-de-referendo-kurdo-en-irak/a-40638135

[12] http://www.bbc.com/mundo/noticias-internacional-41387299

[13] Acuerdos dados en la capital de Kazajztán entre Irán, Rusia y Turquía y que entre otras cosas habían acordado el envío de fuerzas en conjunto para funciones de política y cese al fuego.

[14] Que combaten al Estado Islámico aliándose con otras fuerzas árabes y apoyadas por Estados Unidos, bajo la figura de las Fuerzas Democráticas Sirias.

[15] España por ejemplo no reconoce a Kosovo, en parte porque tiene en su seno una situación similar: Cataluña, País Vasco entre otros.

[16] La no intervención en asuntos internos es un Ius Cogens del Derecho Internacional, y se encuentra cristalizado en numerosos acuerdos internacionales

[17] El reconocimiento es una de las atribuciones unilaterales que poseen los Estados en el Derecho Internacional, por jurisprudencia, de hecho tienen peso jurídico (ver: Caso Francia vs Nueva Zelanda sobre ensayos nucleares)

[18] Aquí hay una discusión doctrinaria entre la Doctrina Estrada (que sostiene que la existencia es independiente al reconocimiento) y la Tobar (que sostiene que los Estados deberían de abstenerse a reconocer a Estados de facto.)

Creo que querías decir ESLOVENIA, son dos países diferentes. El que era parte de Yugoslavia era Eslovenia

Las principales víctimas fueron los africanos, señálalo diciendo algo como “una de las principales víctimas después de la sociedad africana”.

Para ser exactos, lo que deberías decir es víctimas de la descolonización europea. Porque son dos cosas: por un lado, la ilegitimidad o la brutalidad o la injusticia de las colonizaciones, y por otra, lo mal que se hicieron las descolonizaciones.

Mario Paz Baal Urbieta

Autor

Mario Paz Baal Urbieta

Estudiante avanzado de derecho (Universidad Nacional de Asunción). Editor y redactor en múltiples medios digitales de política nacional en Paraguay y política internacional. Partícipe en numerosas organizaciones y espacios de debate sobre asuntos internacionales.

Up Next

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.