La Europa de Trump

Sin comentarios

Los recientes sucesos del Brexit, y la victoria electoral de Donald Trump han modificado el tablero geopolítico mundial, pero además de estas cuestiones que ya se han desgastado tanto por mencionarlas, en Europa se han dado cambios más bien paulatinos. La Unión Europea del 2015 podía respaldarse tranquilamente en la retórica de Obama, e impulsar a través de esta congruencia, proyectos comerciales como el acuerdo de libre comercio entre Estados Unidos y Europa[1], el impulso de la lucha contra agrupaciones terroristas en Siria[2] y hasta la aprobación de paquetes de sanciones comerciales en contra de Rusia por la anexión de Crimea[3] ¿podría cambiar todo esto? Tal vez si, los “analistas”, esa elite con cámaras y micrófonos ha “fallado” tantas veces en las últimas ocasiones que hoy, es imposible hilar consecuencias políticas de manera tan exacta como se pretende, y mucho menos una Europa, que hoy, de ser el continente más violento del mundo en siglos anteriores podría ser una de las regiones más cambiantes políticamente. La polarización es cada vez más profunda.

Para Obama, hasta hace semanas Trump no era más que un vendedor de “ideas locas” y es lo que expresó en una gira por países de Asia y Europa, hoy el saliente deberá de “comerse las palabras” y asegurarse de que la transición sea lo menos traumática posible para los aliados más cercanos a Estados Unidos, que además del drástico cambio de retórica del gobierno de la Casa Blanca, enfrentan problemas domésticos y comunitarios. La agenda europea se versa entre el cambio inesperado de gobierno en Washington, la cuestión acuciante de inmigración y seguridad dentro de la Unión Europea y en especial la zona Schengen, además del crecimiento de partidos euroescépticos en la zona. La “recogida de platos rotos” de Obama parece no tranquilizar tanto a los líderes europeos y asiáticos, mientras Merkel se apuntala como la líder con más peso en Occidente.Foto:EFE

La victoria de Trump, ha dejado algo confusa a gran parte de los gobiernos europeos, que ya sortean crisis económicas y sociales apremiantes, en consecuencia partidos de la oposición han sabido articular las inquietudes ciudadanas, en ocasiones con interesantes propuestas, en otras no. El caso más conocido y fuerte es el del Frente Nacional Marine Le Pen, que afirmó que la victoria de Trump es un antecedente a la suya en Francia, y cuya afirmación se encuentra respaldada por demasiadas encuestas. Así también, Mateo Renzi se enfrenta a su posible salida del gobierno en caso de que no sean aprobadas las reformas constitucionales que impulsa a fin de sortear la crisis política y sobre todo bancaria del país, comenta Riley (2016) ¿Quién asumiría el gobierno o parte de él luego de este referéndum? Existen propuestas tanto hacia la izquierda como hacia la derecha, lo concreto es que implicará un leve o gran alejamiento hacia la Unión Europea, no significando ello la salida del bloque.

Allá por el centro de Europa, donde Kaunitz impulsaría la teoría de la inversión de las alianzas y donde se disputarían el control del centro europeo con Prusia hace más de un siglo, una Austria actual muestra algunos de los primeros símbolos de cambios políticos interesantes. Austria repetirá las elecciones presidenciales – dado que la Corte Constitucional lo entendió al haberse dado irregularidades electorales en el proceso anterior – el mismo día en el que se desarrolla el referéndum en Italia, una jornada que podría dar un gran giro de timón en el continente. Norbert Hofer que se asemeja en diversas cuestiones al Donald Trump de las elecciones parece ser el favorito a lograr la presidencia, teniendo bajo el brazo la cuestión de inmigración como uno de los temas puntuales en caso de llegar.

Lejos de Europa, afirma Liptak (2016) que dos aliados en Asia dependen literalmente de las decisiones el nuevo mandatario, Japón y Corea del Sur, dado que este había mencionado que no se concedería el paraguas defensivo a estos países. Esta relación reviste vital importancia considerando los constantes ensayos nucleares de Corea del Norte y el aumento de las tensiones con China.

A fin de cuentas, existen demasiadas cuestiones flotando que se conocerán únicamente luego del lobby que debe de estar ocurriendo para suavizar el cambio de gobierno que ya han tenido como consecuencia el compromiso de Trump de no alejarse OTAN, logrado por Obama en la Sala Oval[4], sosteniéndose en la necesidad de mantener las “relaciones estratégicas claves”, sostiene Liptak (2016).

Bibliografía

Liptak, K. (15 de noviembre de 2016). CNN. Obtenido de http://cnnespanol.cnn.com/2016/11/15/obama-llega-a-europa-con-un-mensaje-conciliador-sobre-trump/#0

Riley, C. (1 de diciembre de 2016). CNN. Obtenido de http://cnnespanol.cnn.com/2016/12/01/referendo-en-italia-un-escenario-de-pesadilla-en-el-corazon-de-europa/#0

 [1] También llamado TTIP, empezó a elaborarse a finales de 2011 cuando un grupo de líderes europeos y americanos estudiaba la posible puesta en marcha de políticas que ayudasen a incrementar el comercio y la inversión entre EEUU y la UE.

[2] Como el Estado Islámico.

[3] Al respecto, Trump ha mencionado en repetidas ocasiones que se tratarán de armonizar las relaciones.

[4] Oficina del Presidente de los Estados Unidos de América.

Foto: Google

Mario Paz Baal Urbieta

Autor

Mario Paz Baal Urbieta

Estudiante avanzado de derecho (Universidad Nacional de Asunción). Editor y redactor en múltiples medios digitales de política nacional en Paraguay y política internacional. Partícipe en numerosas organizaciones y espacios de debate sobre asuntos internacionales.

Up Next

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.