La historia del Emperador Beato que no conocías

1 Comentario

Al Emperador y Beato (para la Iglesia Católica) que me refiero es al Emperador Carlos I de Austria – Hungría (1887-1922), miembro de la Dinastía de los Habsburgo que reinó en muchos países y/o regiones europeas como Alemania, España, los Países Bajos españoles, Toscana, Lombardía, entre otros. Esta Dinastía también reinó en el Perú cuando fuimos parte del Imperio de Ultramar español.

Volviendo al tema central de mi artículo, el hoy conocido Beato Carlos de Austria nació el 17 de agosto de 1887.

Cuando él nació, no estaba en línea directa en la sucesión del trono austrohúngaro. El Emperador era, su tío abuelo, Francisco José I. Su hijo el Archiduque Rodolfo había muerto en un suceso, hasta hoy, muy controvertido, el siguiente sucesor fue el Archiduque Francisco Fernando quien fuera asesinado, al de su esposa Sofía, en Sarajevo, el fatídico 28 de junio de 1914. Dicho magnicidio fue el pretexto para el inicio de la Primera Guerra Mundial (1914-1918). En esta terrible situación, entró en escena el Beato Carlos de Austria como Archiduque (heredero al trono) de Austria – Hungría.

Es válido mencionar que se casó por el rito religioso católico con Doña Zita de Borbón – Parma, en el año 1911. El matrimonio Habsburgo Borbón – Parma siempre fue un ejemplar matrimonio católico, tanto en las buenas situaciones (en el trono de Austria – Hungría) como en las malas (exilio) este matrimonio se mantuvo unido con sus hijos.

El 21 de noviembre de 1916, tras el deceso del Emperador Francisco José I, Carlos se convierte en Emperador de Austria – Hungría, desde el inicio de su reinado intentó llegar a la paz durante la fatídica Primera Guerra Mundial. El Emperador Carlos intentó la paz con Francia a través de conversaciones “secretas” dirigidas por su cuñado Sixto de Borbón – Parma. Dichas conversaciones fueron un fracaso por la intransigencia del Presidente de Estados Unidos y por la presión de Alemania en continuar en la guerra.

El final de la Primera Guerra Mundial originó la disolución y caída de la Dinastía de los Habsburgo en Austria – Hungría.

El Emperador Carlos se exilió en Suiza y en dos ocasiones intentó su restauración en el trono de Hungría, pero al ver que esto hubiera originado una guerra civil, desistió de toda pretensión política.

Murió de neumonía, el 1 de abril de 1922, en la isla portuguesa Madeira, tan solo tenía 34 años, al lado de su esposa y de sus hijos.

Fue Beatificado el 3 de octubre del 2004 por el Papa Juan Pablo II por ser un devoto católico, ejemplar esposo y padre, y sobretodo, por intentar llegar a la paz en la Primera Guerra Mundial.

 

Renatto Bautista Rojas

Autor

Renatto Bautista Rojas

Licenciado en Ciencia Política por la Universidad Nacional Federico Villarreal (UNFV). Tesis aprobada con Mención de Excelencia. Primer Puesto en la Maestría de Gestión de Políticas Públicas en la Escuela de Postgrado de la UNFV, autor de los libros Medios de Comunicación y política en el siglo XXI. El poder tras bambalinas (2015) y A la luz de la sombra: De Bello Gallico (2018).

Up Next

Discussion about this post

  1. Alberto Valdivia Portugal says:

    Gracias por tan interesante articulo , con tu permiso, voy a reproducirlo.Grande abrazo. Alberto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.