La Reforma del Consejo de Seguridad. Parte 3

Sin comentarios

En dos Ediciones hemos discutido acerca de las propuestas con mas arrastre que tienden a reformar el Consejo que en teoría monopoliza el uso de la fuerza a nivel mundial. La tercera gran propuesta es impulsada por una gran cantidad de países que pretenden realizar cambios profundos en la constitución actual del Consejo, pero ¿Es esta la solución mas adecuada? ¿Hasta que punto puede reservarse el Derecho de decisión a los ganadores de una guerra que ya ha finalizado hace décadas? Como habíamos dicho en la primera edición: El Consejo de Seguridad de la ONU responde a un Orden que ya No es el actual.


Unión para el Consenso”  es el nombre que se ha dado a la tercera gran idea, la misma es impulsada a diferencia de las demás por una gran cantidad de países.

Se trata de un Consejo de Seguridad con 25 cupos (10 más), la totalidad: No permanentes y Sin derecho a veto.

Entre ellas encontramos a una Colombia quien posee serios conflictos internos con las FARC y con serias intenciones de formar parte de la OTAN y con Italia ya en el 2009 había sido una de las principales impulsoras del proyecto de reforma.

Podríamos visualizar que los impulsores de esta propuesta son a la vez los detractores del Proyecto del “G4”: Es el caso de Argentina y México, quienes como se ha dicho en la entrega anterior disputan la legitimidad de ocupar el curul por Latinoamérica, en detrimento del Brasil, quien ha escogido trabajar con la propuesta del “G4”. Italia quien se ha opuesto a la iniciativa germana de ocupar el lugar extra por Europa y Pakistán quien continua en serias diferencias políticas con su vecina India, pero también se encuentran otros Estados con visiones geo políticas sumamente similares a países que ya son permanentes en el Consejo como Canadá y España y Turquía también miembros de la OTAN (al igual que Estados Unidos y Reino Unido por ejemplo)

La enorme ventaja que posee esta propuesta es que preverse muchos cupos mas, el arrastre democrático dentro de las Naciones Unidas es mayor, o debería de serlo.  

Una de las particularidades que se han discutido en torno a la negociación es que se aceptaría que los países que actualmente poseen cupos permanentes posean mandatos más largos que los Temporales y/o los que pasarían eventualmente a serlo. También se ha discutido sobre la continuidad o no del Derecho al Veto, donde se llevan a cabo las negociaciones mas fangosas. Una de las principales exigencias de la propuesta es la de existencia de una “mayor transparencia y participación” e “intensificación de las consultas” antes de la toma de decisiones. El ahora ex presidente de la AG de la ONU Joseph Deiss, ha sido participe de este proceso y afirma que “Sin una gran reforma del Consejo de Seguridad de la ONU perderá credibilidad y podría ser excluida de los grandes temas internacionales”

Ahora bien, y dado que con esta entrega finalizo este breve análisis diría que la Reforma del Consejo de Seguridad de la ONU es imperativa, no solo por la configuración de nuevos escenarios globales, no solo por la enorme necesidad de que los Estados y la población civil sean capaces de responder a los desafíos de nuestra era, sino también por la búsqueda de la verdadera democracia internacional, en la que todos los gobiernos y sobre todo pueblos del mundo sean medidos con la misma vara y asuman las consecuencias de las violaciones a Derechos Humanos y al propio Derecho Internacional .

Las Naciones Unidas han dado mucho al mundo; ha cooperado enormemente a paliar crisis humanitarias, a llevar auxilio y socorrido a poblaciones enteras que serian ignoradas unilateral mente por la mayoría de los Estados de ser por estos, pero sin una reforma profunda en el principal organismo seguirán los atropellos a vidas y culturas enteras en todo el mundo, mientras un club de ex veteranos de Guerra siga dictando resoluciones obligatorias o peor aun: no dictando las cuando sean necesarias el resto del mundo no tiene mas que sentarse con las manos atadas a mirar la televisión desde el sofá.

Palestina, Siria, Irak, naciones enteras de África y el mundo entero necesitan la cooperación del mundo entero, dejemos de ignorar problemas reales y juzgar con ojos diferentes a conflictos iguales: los medios corporativos no ilustran la realidad de la enorme inacción global y del terror que siembran grupos fundamentalistas, muchas veces con patrocinio de los “gendarmes de la Paz, Justicia y la Libertad…”

Mario Paz Baal Urbieta

Autor

Mario Paz Baal Urbieta

Estudiante avanzado de derecho (Universidad Nacional de Asunción). Editor y redactor en múltiples medios digitales de política nacional en Paraguay y política internacional. Partícipe en numerosas organizaciones y espacios de debate sobre asuntos internacionales.

Up Next

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.