Metamemorias de Alan García

Sin comentarios

Cuando lo recuerdo, no lo pienso como una victoria personal; pienso en los hogares de miles de apristas, los que fueron presos, los que murieron en la lucha o en la espera, los que aún esperaban, y sé que una parte de la misión de mi vida se cumplió allí, en esas horas.

Todos ellos sintieron que no se habían afiliado a una causa condenada a la derrota; el llano de miles o cientos de miles, su emoción –mezcla de alegría y el dolor-, es un elemento esencial, una justificación para mi existencia.”

Páginas 194 – 195 de Metamemorias.

Este citado es sobre la victoria aprista de 1985 que, para mí, es el mejor fragmento que escribió Alan García en su último libro, Metamemorias que es un inmensa carta de despedida hacia todos los peruanos, sean apristas o no lo sean porque García tuvo el alto honor de ser 2 veces Presidente Constitucional del Perú.

Cito ese texto porque los enemigos del aprismo dicen que García era un megalómano, pero este citado demuestra que él tenía claro que no era una victoria personal sino una reivindicación a todos los más de diez mil apristas que dieron su vida para que vivamos en plenas libertades civiles y políticas.

Yo que soy bisnieto, nieto e hijo de apristas, le doy las gracias al Presidente García por reivindicar a esos anónimos soldados del aprismo que dieron todo por el credo aprista.

Lo que padeció el APRA, sobre todo Haya de la Torre, desde el fraude de la elección presidencial de diciembre de 1931 hasta la asunción del segundo gobierno de Manuel Prado (28 de julio de 1956) fue un holocausto –como bien lo definió el maestro Luis Alberto Sánchez – porque el APRA es el único partido que padeció asesinatos, cárceles y largos exilios solo, por el “delito” de tener el credo aprista y propugnar un Perú democrático y libre donde el voto de cualquier peruano sea igual en el sufragio.

Gracias al APRA y Haya de la Torre existe el voto universal (alfabetos y analfabetos) desde la Carta Magna de 1979.

En Metamemorias hay bellas anécdotas históricas como la del año 1977 donde García pidió a Haya de la Torre y a la dirigencia del APRA que se le exija a las Fuerzas Armadas no una convocatoria a elección para hacer una Asamblea Constituyente sino –de frente- una elección general. Luego, García –en su primer período constitucional-conversa con ex ministros de la dictadura militar que aceptaron que sí el APRA les exigía elecciones generales, ellos ya no tenían fuerza para mantener el poder y hubieran convocado a generales inmediatamente. ¡La historia del Perú hubiera sido distinta!

¡Haya, Presidente en 1977! ¡Tremendo honor hubiera sido que Haya parta de este mundo, siendo Presidente Constitucional!

Otra gran anécdota es, que ante el cisma de Townsend luego de la derrota aprista de 1980, el mismo Alan García dialoga con Townsend para pedirle que vuelva al APRA, pero encontró “mucho temor en sus ojos, demasiada desconfianza familiar.”

A pesar, que siempre Townsend criticó a García, en Metamemorias no podemos leer cólera sobre el fundador del precario Movimiento de Bases Hayistas que, en 1985, se alía con Bedoya Reyes como su candidato a primer vicepresidente y cabeza de lista del Senado.

Otra soberbia anécdota del Presidente García, en su primer gobierno, hace una oportuna escala técnica en Venezuela, en 1988, donde hace converger al entonces Presidente Jaime Lusinchi y al ex Presidente Carlos Andrés Pérez –su compadre por ser padrino de su hijo Alan Raúl-, los dos fueron destacados líderes del partido Acción Democrática pero eran rivales por la candidatura presidencial adeca, de 1988, que finalmente ganó el Presidente Pérez frente a Octavio Lepage candidato de Lusinchi. Entonces, García les dice a sus dos compañeros adecos: “dejen de actuar como niños” y los tres se dan un apretón de manos, delante de trescientos políticos y empresarios venezolanos.

Ahora, recuerdo una anécdota con un vil dictador panameño Noriega, que en mi opinión fue un tipejo similar al narco dictador venezolano de apellido Maduro, que tras ver que las tropas estadounidenses lo buscaban, llama a Palacio de Gobierno para decir qué debía hacer. El Presidente García le dijo: “Suicídate y muere con dignidad.” Cosa que no hizo el dictador Noriega y terminó siendo el trofeo de guerra del gobierno estadounidense.

Ante una difícil situación, considero, que es mejor morir –con firmeza- que ser un trofeo de guerra y ser humillado.

Creo que Cleopatra lo sabía bien; por éso, no permitió en ser trofeo de guerra del joven Octavio que terminó siendo el primer emperador romano Augusto.

Así pueden encontrar muchas ricas anécdotas históricas, pero que no las deseo contar para no quitarles razones de leer Metamemorias.

¡Alan García es toda una leyenda política!

 

Renatto Bautista Rojas

Autor

Renatto Bautista Rojas

Licenciado en Ciencia Política por la Universidad Nacional Federico Villarreal (UNFV). Tesis aprobada con Mención de Excelencia. Maestro en Gestión de Políticas Públicas por la UNFV, autor de los libros Medios de Comunicación y política en el siglo XXI. El poder tras bambalinas (2015) y A la luz de la sombra: De Bello Gallico (2018).

Up Next

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.